Características de los boletínes electrónicos o newsletter

jul23

 

Una de las estrategias de marketing web mas empleada es la distribución de boletines electrónicos o newsletters. Los boletines electrónicos suelen tener un bajo índice de lectura, que en el mejor de los casos puede ser del 50%, aunque lo más frecuente es que ronden en el entorno del 20%.

Para que el porcentaje de lectura sea más alto y por consiguiente, mejore todo el programa de marketing de la página web, es necesario que se sigan una serie de recomendaciones, que abarcan varios aspectos de este tema.

Como estructurar la información de un boletín

Un boletín, para que alcance su objetivo, debe contar con algunas características esenciales que atraigan la atención del lector en forma rápida, ya que otra característica de los boletines informativos o publicitarios es que el tiempo que emplean los lectores para determinar si les interesa el contenido o no es muy bajo.

Para ello, una buena idea es colocar el contenido más atractivo en los sitios más visibles del boletín. Esto, al igual que en el diseño de una página web, es en la parte superior, y en el caso de que el ancho del boletín lo permita, sobre la izquierda.

La brevedad del contenido textual es esencial, por lo que debe buscarse en todo momento que el lector se sienta atraído con unas pocas líneas de texto. Esto, que en una primera instancia parece sencillo, es una de las tareas más difíciles y más delicadas.

La estructura de un boletín electrónico no debe contar con más de dos o tres secciones, en primer lugar porque seguramente los lectores del boletín no sigan más allá de los dos o tres primeros contenidos del mismo, y luego porque se debe tener en cuenta el tamaño del correo electrónico, el que para evitar que el posible lector tenga inconvenientes para descargarlo y abrirlo, es conveniente que se trate de un archivo más bien pequeño y con un contenido de buena calidad y bien dirigido.

El contenido debe estar basado en no más de tres o cuatro temas diferentes a lo sumo. Siempre es conveniente que se cuente con un tema central más destacado y el resto como complemento. El tema central debe resultar particularmente atractivo para los lectores, haciendo que luego de la lectura del mismo el usuario sienta deseos de obtener más información al respecto y visite la página o se sienta atraído por un producto y desee adquirirlo.

Los títulos en este tipo de información reducida adquiere especial importancia. Los mismos deben resultar muy atractivos para que, tras la lectura de los mismos, se desee continuar con el resto del contenido.

Esta entrada fue posteada on Viernes, julio 23rd, 2010 at 10:59 am and is filed under Diseño Web. Puedes seguir cualquier respuesta a esta entrada a través del RSS 2.0 feed. Puedes dejar una respuesta, o trackback desde nuestro sitio.

Dejar una respuesta